One Eyeland Photography Awards 2014

Su majestad la Reina es una serie de retratos de alrededor veinte reinas a través de la historia. Más allá de las decisiones que les tocó tomar veo a estas mujeres como guerreras, enfrentando situaciones muy difíciles, a veces a una edad muy temprana. Busco su luz más que nada.
Esto es muy importante para mi porque estoy regresando a la fotografía después de dos años de duelo. Mi mamá murió de cáncer y yo estuve muy cerca a ella sobretodo durante ese tiempo hasta el punto de convertirme en su madre. La oscuridad y un dolor profundo no me permitían ver la luz ni el gozo de la vida durante un largo tiempo. De alguna manera estoy retratándome a mi misma a través de estas mujeres guerreras…

Que honor que Su Majestad la Reina esté entre las imagenes finalistas del One Eyeland Photography Awards 2014

http://oneeyeland.com/awards/award_images.php?award_id=1402

Queen ElizabethQueen Elizabeth

 

Ángel de la muerte

Hoy hace un año vino el ángel de la muerte por mi amigo Manuco. Repentinamente, disfrazado de asesinato se lo llevó…

A esta hora, 19:30 acabábamos de recibir la noticia.

Cuántas cosas han pasado en este año.

Tengo  tu risa y  tu humor negro presentes.

Extraño tus comentarios y trabajar juntos.

Extraño tu presencia.

Gracias Manuel Calisto!

 

 

Parto

Nunca mi proceso creativo dolió tanto como esta vez!

Es como un grito primal. Como si hubiera llorado tanto y me hubiera quedado completamente vacía! Se podría creer que eso es maravilloso, estoy vacía para volver a llenarme…para volver a crear.

Lo que pasa es que cuando dí a luz Laberinto en el espejo me vacié, sin embargo es como si necesitara vaciarme constantemente por que crear para mi es como respirar y es ahí en donde me topo con el PROCESO. Toma tiempo, es un camino, hay que desarrollarlo.

Necesito escuchar con paciencia y atención a mis nuevos personajes, darles espacio en mi interior, dejarlos entrar, habitarme, desgarrarme y finalmente soltarlos.

Los personajes que me habitan son como pájaros, pájaros negros como los de Hitchcock, infinitos como los de  Esher y flores de colores como las de Frida… Revolotean sin parar. Pájaros en mi cabeza, flores en mi cuerpo… una explosión incontrolable en todo mi ser! Duele!!!

Despedida

Conocí a Gianna hace doce años en una etapa muy frágil de mi vida. Bastó verla y escucharla un par de veces para sentirme totalmente reflejada en ella. Le pedí que me dé la mano para seguir caminando y ella se entregó toda. No había un día sin que fuésemos por un café que acompañaba interminables e intensos relatos de nuestras vidas.

Nos juntábamos Gianna, Ana y yo a conversar, reir y llorar en un constante ritmo del sólo por hoy.

Gianna enfermó hace algunos años y su enfermedad se agravó con el tiempo. Hace mucho que no compartíamos de la misma manera que antes, aunque sabíamos que el amor ahí estaba.

Hace un par de noches Gianna se marchó. No la volveré a ver.  Sé que ahora descansa y eso es bueno porque su enfermedad la tenía sufriendo. La extrañaré, la extraño… Me dejó algo muy importante: la incondicionalidad. No sé hasta que punto supo cuanto marcó en muchas personas y el ejemplo que fué.

Siempre quise fotografiarle… no lo hice! Guardaré su retrato fotografiado en mi mente dentro de mi corazón. La imágen es efímera y difusa, el tiempo marca nuestras líneas y vivencias y a la vez los desdibuja en los recuerdos.

Esta imágen es la Sandy, su hija, mi gran amiga también. La sonrisa dibujada a la fuerza y el corazón atravesado … Qué decidor, en este momento.

Sanación

“La fotografía se ha convertido en un medio de sanación” por Omar GanchalaDe la serie Anima

“En el 2011 me asechan los payasos en mi interior.  Explorar más allá de la máscara, se convierte en una obsesión para mí. Mi mamá es diagnosticada cáncer y una profunda ira y tristeza me invaden.  Entonces busco en mi alma y en la de mis payasos. Fotografiar toma un nuevo sentido maravilloso, el de la sanación. Puedo llorar y reir detrás y frente de la cámara. Mis payasos lo hacen conmigo, yo lo hago con ellos.

Amo el retrato, amo y detesto al ser humano. Amo su alma, detesto los interminables laberintos a veces demasiado torcidos que hay que tomar para llegar a ella.

Me apoyo en esos caminos; es decir en los sentimientos, en el inconsciente colectivo,  y siempre en el reflejo, mis personajes son mis espejos   y   yo el suyo.”

Lorena Cordero

El desapego

El exponer o publicar obra viene de la mano del desapego. Al entregarla al público deja de ser mía. Yo ya dije lo que tenía que decir en mis imágenes, mientras las creaba. Ahora, toman otra dimensión, la del público. La del espejo… La energía de estas imágenes ya no es solo la mía y de las personas que trabajaron conmigo. Ahora ellas llevan su propia energía y hablan por si solas. Se funden con el espectador. Tienen su propia vida más allá de mi.

De la serie EgosAyer entregué una obra que va a habitar en la casa de unos amigos. Yo había escogido quedarme con esa obra para mi. Nunca es lo que uno planifica, el flujo de la vida es lo que es, al igual que el flujo de la creación y de la entrega. Me podría comparar con La Generosidad (arriba) de la serie Egos. No por que yo sea generosa o no. Es la obra la que decide. La obra que entregué escogió a mis amigos y no a mi. Qué maravilla!

En medio del huracán

Mañana es el último día de la exposición Laberinto en el espejo en el CAC. Tengo sentimientos encontrados. Tristeza, orgullo, alegría también. Es una etapa un poco extraña porque desmontar una obra implica guardarla por un tiempo hasta encontrar otro lugar en donde exhibirla… No quiero guardarla…

De la serie Erase una vezMe siento como Dorothy, con la pala, lista para seguir construyendo… Sin embargo, en medio de un huracán!?